Por: D.D. y Rosme

  “No podemos eludir la impresión de que el hombre suele aplicar cánones falsos en sus apreciaciones, pues mientras anhela para sí y admira en los demás el poderío, el éxito y la riqueza, menosprecia, en cambio, los valores genuinos de la vida le ofrece.”

Sigmund Freud

Todo empieza en el momento en que subimos al carro… te incorporas a Periférico, Barranca del Muerto, das una vuelta que no debes y por fin encuentras Minerva, para que al fin alguien te diga que sigas derecho hacia Río Churubusco… una salida, dos salidas (¡no me acuerdo cuál es!), hasta que una señalización te avisa que en la próxima salida se encuentra el CENART (Centro Nacional de las Artes, ¡Pues!).

    Una vez en el estacionamiento nos metimos en la primera puerta que encontramos y salimos al patio del edificio de la Escuela Superior de Arte Teatral (en el tiempo en el que conocí el CENART, ese edificio no estaba… en realidad tiene buena pinta). Al dirigirse hacia el ala de galerías junto a las tiendas de artículos de artes plásticas y de danza, empiezas a ver en  el  piso los señalamientos que te llevan a exposición principal.

   “El futuro me pertenece”… a los oídos de cualquier persona es una frase que cualquiera que la diga puede sonar arrogante, soberbio e incluso pedante… pero si en algún momento de tu vida has escuchado o por pura curiosidad te ha interesado saber quién la dijo en vida, no suena pedante… suena cierta, suena real, suena poderosa e incluso profética.

   Nikola Tesla, el serbio-americano que siempre miró hacia el mañana, el hombre a quien las tradiciones o el provenir de un pequeño y aislado pueblo no lo hizo detener para dar lo mejor que pudo con el fin de brindar un mejor mañana a todos. Una mente que aun con más de 70 años de haber muerto, sigue siendo la mente más brillante y adelantada de su época (incluso de la nuestra).

   La exposición llamada “El futuro me pertenece… Nikola Tesla” más que un análisis de sus experimentos, teorías, inventos o proyectos es una mirada a la historia del genio desde sus orígenes, sus primeros acercamientos con la electricidad, sus inicios como ingeniero e inventor, sus desavenencias con Thomas Alva Edison e incluso con toda la clase alta de una nación -que poco a poco se estaba consolidando como la más próspera y avanzada del mundo-, sus manías y el vasto legado  del cual poco a poco de manera muy poco eficiente y titánicamente atrasada hemos ido disfrutando. En esta exposición podemos acercarnos y entender de manera muy sencilla y amena su visión acerca del futuro y los beneficios que buscaba ofrecer a la humanidad.

   Sistemas de despegue vertical, comunicación inalámbrica (sí, él concibió este concepto mucho antes que Guillermo Marconi), distribución de señales a través de la corteza terrestre, independencia total de los combustibles fósiles (en términos sencillos nunca pero nunca hubiéramos tenido que pagar una verificación para que de todos modos nos aplicaran un “hoy no circula”), transmisión de energía eléctrica de forma inalámbrica y ¡gratuita para todos! El control del clima, el motor de inducción, la corriente alterna, la electricidad ¡en la forma que la conocemos! Todo esto son solo unas pocas de la muchas ideas y patentes que Tesla desarrolló y aunque muchas quedaron a medias, fueron detenidas o simplemente se quedaron como ideas en una libreta de apuntes, que aun como raza humana racional y avanzada no contamos con los recursos tecnológicos e intelectuales para entender y ponerlas en marcha con el único fin de tener una vida mejor.

   El genio proveniente del aún imperio austro húngaro, era tan avanzado en sus ideas que para poderlas llevar a cabo debía diseñar dispositivos que aún no existían para poder desarrollarlas, lamentablemente le tocó desempeñar esta labor de inventor en la época donde la frase “el tiempo es dinero” cobró su verdadera forma, lo cual fue un factor fundamental para que el genio no dispusiera de este recurso de la forma que él hubiera querido y como consecuencia sucedió que la impaciencia de sus inversionistas los llevará a retirarle los fondos para llevar a cabo sus inventos (tal es el caso de la torre Wanderclyffe, cuyo propósito era el de distribuir la energía eléctrica de forma inalámbrica, de manera cuasi gratuita y sobre todo limpia. Tesla estaba plenamente convencido de que la luz solar era la mejor opción para la generación de energía. Agradézcanle este gesto a John Pierpont Morgan).

   Dentro de la exposición existen varios núcleos temáticos en los cuales se va desmenuzando la vida del científico y su influencia tanto en su época como en las venideras.

   En la primera sala “Una visita a Nikola Tesla”, desde el principio podemos apreciar una línea del tiempo en donde se observan y se relacionan cronológicamente los acontecimientos más importantes de la vida del científico y de diversas partes del mundo incluido México.

   Después de esto el recorrido continúa a una sala donde una proyección abstrae de manera muy gráfica y amena un breve resumen de la vida del genio.

   En  seguida daremos un recorrido por la vida científica del científico (sí, eso quise escribir), donde entre biombos, modelos, fotografías y proyecciones nos mostrarán los diversos experimentos, patentes, ideas y desvaríos del buen Tesla, nos contarán sus principios, su funcionamiento, su desarrollo y hasta el motivo de sus fracasos (en el caso de los que aplican). ¡Ah! y cabe mencionar que hasta el mítico rayo de la muerte está incluido.

 La bobina de Tesla 

Uno de los inventos más sobresalientes y quizá el más popular (claro, como el motor de inducción magnética casi ni se utiliza en nuestros tiempos…), es la bobina de Tesla, un sistema de dispositivos acoplados por los cuales se transmite el voltaje casero que todos conocemos (127 y 220 volts, dependiendo en que parte del planeta te encuentres) y amplificarlo a miles o millones de volts, produciendo chispas como relámpagos las cuales son dirigidas a otra bobina la cual se encuentra en resonancia respecto a la emisora (técnicamente es la propagación grandes cantidades de energía eléctrica de forma inalámbrica y segura  de un punto a otro sin perdidas ni atenuaciones en sus componentes eléctrica y magnética). Para fines prácticos eran sus primeros pasos en la distribución de energía eléctrica de forma inalámbrica y gratuita, lo cual también sentó las bases de la comunicación inalámbrica, rayos X y el posterior estudio de la teoría electromagnética (¡Dios te bendiga mi gran señor!) lo cual derivó en telegrafía, telecomunicaciones, internet, telefonía celular, rayos X y una larga lista de monadas de las cuales disfrutamos hoy en día (cabe aclarar que no estoy adjudicando el desarrollo de todas esas cosas a Tesla, pero sin las bases teóricas, matemáticas y físicas desarrolladas por este héroe sin capa no estaríamos disfrutando de ellas, o al menos no en nuestra época, chupa limón Marconi).

 La torre Wanderclyffe

La culminación de la Torre Wanderclyffe hubiera sido la novena sinfonía de Tesla, el centro neurálgico de su tan soñada Red Mundial la cual hubiera logrado ser el medio de propagación de todo (y cuando digo todo me refiero a todo quiero decir a todo), alimentación eléctrica, datos, video, voz, mensajería, energía para transporte aéreo, terrestre y marítimo, etc.), lo cual hubiera llevado a grandes avances tecnológicos, el desarrollo de la encriptación y otras ciencias… todo esto durante la primera mitad del siglo XX (o sea antes de 1950… no, ¡pus guau!).

Una aplicación macro de la bobina de Tesla, la cual aprovecharía la ionosfera y la resonancia magnética de la corteza terrestre para la transmisión de ondas electromagnéticas a través de kilómetros y kilómetros de distancia, ¡imagínense un mundo sin problemas de cobertura y  sin contingencias ambientales antes de 1950!

Desgraciadamente su benefactor en ese momento fue John Pierpont Morgan que al descubrir que el propósito de este proyecto además de ser a largo plazo no pretendía ser una fábrica de billetes retiró el financiamiento a Tesla y el proyecto quedó en el olvido.

El salón de la fama

El salón de la fama es una colección de retratos y datos sobre las personas más cercanas e influyentes en la vida de Tesla, amigos y rivales están invitados.

Tesla POP

¿Un científico serbio–americano y la cultura pop en todas sus variantes y vertientes haciendo mancuerna? ¡Claro! Nikola Tesla es el único científico que se ha vuelto un icono tanto en el mundo científico como en la cultura pop teniendo influencia en la pintura, la música, el cine, la fotografía, las artes plásticas, la literatura y la industria de los videojuegos. Tesla Pop es la parte de la exposición donde nos muestran muy buenos ejemplos de esa influencia y como aun después de 70 años de su muerte continúa y continuará inspirando artistas alrededor del orbe.

 “No se pide, pues, que el individuo sea moral si no que parezca, que tenga una actitud moral. En cuanto a saber si obra de un modo verdaderamente moral, el Estado no se preocupa; eso no incumbe más que al individuo mismo, que únicamente está obligado a no dejarse sorprender en flagrante delito de faltar a las conveniencias.” 
Sigmund Freud

Desde la percepción de Rosme…

Es increíble ver la ceguera humana, donde preferimos ser manipulados, y quienes poseen poder sobre las masas  tengan la puerta abierta para lograr su objetivo, ellos nos crean necesidades no existentes como el de consumir a desmedida, el de pagar costos elevados por servicios que pudiéramos tenerlos de manera menos costosa hablando de dinero, pues todo requiere de un esfuerzo y el hombre podría ocupar su tiempo y fuerza en lograr cubrir sus necesidades. Esa necesidad creada por el mismo hombre  nos ha hecho más susceptibles a la manipulación, hacernos sentir inútiles y dependientes de los hombres con poder mental y nos han hecho mucho más débiles mental y psicológicamente, pues hoy en día el hombre está más preocupado, enfermo y metido en sí mismo, peleado con el otro, cuando los verdaderos enemigos vienen de fuera, y nos hacen sentir que nosotros somos los enfermos, etiquetando cada conducta de niños extraordinarios, que tienen ideas originales, tratan de opacarlos con la finalidad que llegada a cierta edad ellos sean como Tesla con ideas verdaderamente originales que revolucionen a la humanidad…. Tenemos que despertar y pelear, tenemos que apoyar a nuestros niños del futuro, permitiendo que descubran el mundo, permitiendo que cuestionen, permitiendo que se expresen, que sugieran, que lean, pues de lo contrario…

En conclusión “El futuro me pertenece: Nikola Tesla” fue  una exposición no muy grande pero sustanciosa la cual te deja satisfecho y con hambre de conocer más acerca del gran genio.

Nos despedimos con esta imagen:

Por: D.D. y Rosme.

Porque internet no es solo para ver porno y redes sociales:

http://www.cenart.gob.mx/eventos/categorias/el-futuro-me-pertenece/

www.rosenrod.es

 https://www.teslamotors.com/es_MX/