Por Rubichelo Monde

MONTREAL.- “Nosotros no buscamos votos, nosotros no aspiramos a puestos de la servidumbre pública, nosotros lo que estamos creando es poder ciudadano real”, aseveró el activista regiomontano Gilberto Lozano luego de presentar una denuncia penal contra el grupo Higa y contra el presidente de México Enrique Peña Nieto por traición a la patria, el pasado 23 de diciembre en la ciudad de México.

   “Hoy, los mexicanos tenemos que pedir permiso a un extranjero para visitar nuestras playas, hoy los mexicanos hemos sido traicionados en la soberanía al entregarse los recursos energéticos a manos extranjeras; hoy los mexicanos son esclavos maquiladores que ganan el salario mínimo más paqueño sobre toda la faz del planeta”, resaltó Lozano al condenar las políticas del gobierno mexicano.

   El activista señaló que la denuncia se realizó a nombre de 57 mil 300 ciudadanos quienes avalaron con su firma el documento que se presentó a la Procuraduría General de la República (PGR). El Congreso Nacional Ciudadano (CNC) se dio a la tarea de recabar las firmas en 150 ciudades mexicanas. No obstante, Lozano afirmó que durante el periodo de recolección de firmas, millones de personas no se atrevieron a firmar por miedo a que el gobierno ataque a sus familias, pero expresaron su apoyo a la iniciativa.

   Girberto Lozano resaltó el cerco informativo de la “prensa oficialista mexicana” que no publicó la nota de un hecho histórico.

   En su visita a Latitud 45 el pasado mes de agosto, Gilberto Lozano reveló que la intención del CNC es llegar a las cortes internacionales: “Sabemos que la posibilidad de éxito en la PGR es remota, pero tenemos que agotar las instancias nacionales, antes de ir a las cortes internacionales, lo que es nuestro objetivo”.

     “Lo que buscamos es crear un actor no existente en México, que es el poder del ciudadano. Empoderar a la ciudadanía como lo que es: un mandante constitucional”, enfatizó Gilberto, al explicar que “la Constitución marca en su artículo 39: el poder emana del pueblo, es decir, el mandante constitucional, el que manda, es el pueblo  y ellos son el mandatario. Aunque mucha gente se confunde y cree que el mandatario es el que manda y no. Es el que obedece”.